Colaborar para innovar

Ayer tuve la ocasión de estar en el European Ecommerce Conference (EEC 11), donde pude conocer dos casos de empresas que están demostrando como con el poder de la comunidad se puede evolucionar a través de la innovación. Y más importante, las ideas innovadoras que rompen con los modelos de negocio tradicionales, si cuentan con el apoyo de la tecnología y de la comunidad, están cambiando muchos sectores. Son dos ejemplos de modelos disruptivos en mercados ya establecidos.

El primer caso, es más conocido, airbnb, un servicio online que permite encontrar alquileres de corta duración de viviendas entre particulares. Es decir, si necesitas pasar dos días en Nueva York, puedes buscar ahora mismo más de 1.200 particulares que te alquilan su habitación, casa, apartamento, etc., con precios desde 20 hasta más de 5000 Euros. La realidad es que actualmente cualquier noche, como explicaba Christopher Lukezic (@Lukezic Director de Comunicación), hay más personas durmiendo en Nueva York a través de airbnb que en cualquier hotel de la ciudad. Y ya se encuentran en más de 16.000 ciudades y 186 países.
Airbnb es un nuevo modelo, usando ideas que siempre han existido. ¿No prefiere la mayoría de la gente quedarse en una casa de alguien que le han recomendado mejor que en una habitación estándar de un hotel? Y el negocio se basa en la comunidad, en la valoración de los usuarios, en la ayuda de todos y en como se comparten, tanto experiencias como casas. Y en poco tiempo ya han conseguido tener más habitaciones (200.000 en el mundo) que una gran cadena de hoteles como Hilton.

El segundo ejemplo lo conocí a través de John Rogers, el fundador de Local Motors, la primera empresa diseñadora y fabricante de automóviles open-source. A través de la colaboración entre diseñadores e ingenieros de todo el mundo han conseguido crear y fabricar un coche deportivo, un vehículo militar y actualmente se encuentran desarrollando un vehículo eléctrico. A través de Internet, gente de todo el mundo colabora para crear un vehículo, y lo hace de manera más eficaz y novedosa. De nuevo aparece la idea de innovación, comunidad y ruptura con un modelo de negocio preestablecido. Local Motors ha conseguido reducir el periodo de diseño de 10 años a 6 meses, y abaratar los costes de 1.000 millones de dólares a solamente medio millón.

Cuando hablamos de las empresas de automóviles, pensamos en grandes factorías, construcción masiva, centralización de funciones, etc. Aquí nos encontramos con diseño a través de la colaboración, construcción a través de mini-factorías locales y a solicitud de los clientes. Cualquiera con conocimientos puede aportar ahora sus ideas en el nuevo modelo de coche eléctrico que están diseñando y su nombre aparecer en el salpicadero del coche como diseñador. Me gustó una frase de Rogers en la conferencia: “La actual industria automovilística se basa en lo que Ford y Daimler pensaron que era lo correcto hace cien años.” Creemos que es el momento de cambiarlo.

Para mí, la conclusión es clara, las nuevas tecnologías nos permiten compartir de una manera que nunca antes ha existido. Esa colaboración va a cambiar muchos modelos de negocio (aquí hemos visto dos, los hoteles y los fabricantes de automóviles). Las nuevas ideas que triunfen en el futuro tienen que centrarse en resolver un problema de una manera innovadora y haciendo uso de la colaboración con la comunidad.